¿Se comieron las vacas gordas? – Esteban Torres Cobo

funny cow

 

Curiosamente, la primera referencia de buen gobierno que tengo archivada en mi memoria proviene de la Biblia.

Así como la historia de Samuel, la historia de José siempre me gustó mucho, sobre todo el reencuentro con su padre, Jacob, quien lo pensó muerto desde hace años.

Y es que José, primero vendido por sus hermanos a mercaderes madianitas y luego a Pitufar, ministro egipcio y mayordomo del faraón, es el protagonista de la expresión que seguramente todos hemos utilizado alguna vez “las vacas flacas y las vacas gordas”.

La interpretación del sueño del faraón, que luego le valió el cargo de gobernador de Egipto fue sencilla: ahorre cuando tiene mucho para que sobreviva y aguante cuando le falte todo.

En otras palabras, no se gaste todos los recursos en tiempos de abundancia y, peor aún (esto no lo dijo pero lo agrego yo) no se endeude peligrosamente en tiempos buenos y, en los malos, procure no hipotecarlo todo—menos aún a un solo prestamista, como la China, por ejemplo.

Al faraón, José le dio varios consejos sobre los dos sueños que tuvo: uno sobre siete vacas flacas y mal alimentadas que se comían a siete vacas hermosas y bien cebadas que, incluso luego de devorarlas no aparentaban el festín pues el aspecto de su vientre seguía tan malo como al principio; y otro, sobre siete espigas secas, mezquinas y quemadas que devoraban a siete espigas de buen porte.

Primero le dijo que busque un hombre sabio y prudente que maneje su nación y que establezca regiones manejadas por inspectores que administren la abundancia. Luego le dijo que ahorre, que ahorre mucho para los años de sequía y pobreza. Y el faraón le escuchó. Nombró a José en el cargo y, cuando llegaron los siete años de vacas flacas, Egipto fue el único territorio que tuvo granos y pan, tanto para abastecimiento interno como para vender a extranjeros.

En estos momentos, que empezamos un año duro lleno de vacas flacas endeudadas hasta la coronilla, es fundamental preguntarles a los keynesianos economistas del gobierno ¿dónde quedó la prudencia y previsión de José? Porque a la vacas gordas parece que las degollaron gustosos desde el primer día que gobernaron.

Please follow and like us: