PAQUIRRI AL BANQUILLO – ESTEBAN TORRES

Noticias

Captura de pantalla 2016-01-26 a las 1.12.21 p.m.

La sociedad de los hipersensibles y falsos puritanos se ha manifestado una vez más.

Hoy han sentado en el banquillo a Francisco Rivera Ordoñez, torero de una de las más notables dinastías taurinas e hijo del famoso “Paquirri“.

En épocas donde gran parte del contenido público en medios y redes sociales está plagado de trivialidades y tonterías, al matador le han desplumado por publicar una imagen toreando con su hija en brazos.

Es la de un padre compartiendo su pasión con su hijo, lo mismo que ir al estadio a ver un partido, a la montaña a ver una vuelta de rally o a un río a pescar tilapias. Es evidente el orgullo por hacer algo que previamente su abuelo y su padre ya hicieron: torear con sus hijos en brazos y trasmitir su arte.Para aquellos que disfrutamos la tauromaquia la postal es hermosa.

En fin, sobra decir que la propia madre dijo que no había riesgo alguno y que el sujeto no es cualquier improvisado sino uno de los mejores toreros del planeta. Además, lo que tenía al frente era una vaquilla y no un miura o un león africano.
Luego de las naturales críticas y apoyos el asunto derivó en la apertura de un expediente de investigación por parte de la fiscalía sevillana y en una llamada de atención del mismísimo ministro de Sanidad español. ¡De Ripley!Lo insólito es lo que siguió.

No dejo de preguntarme si esta tremenda exageración tendrá algo que ver con el presunto riesgo de la menor que sus justicieros claman defender.

¿O será simplemente porque la tauromaquia ha pasado en cuestión de años a ser algo “políticamente incorrecto” que desentona y escandaliza a los ‘ejemplares’ y ‘sensibles’ individuos que pueblan el siglo XXI?

Hace meses incluso Facebook catalogó a las imágenes taurinas al mismo nivel que las pornográficas y permitió que los usuarios las denuncien. Por suerte hace días se dio cuenta de su error y reculó.

¿Qué vendrá después? ¿El box? ¿El fútbol? Quizás hasta elajedrez como en Arabia Saudita, quien sabe. Nos escandaliza todo lo que se sale de nuestra cómoda gama de colores pasteles.

Please follow and like us: